fanzine Tertuliando (On-line)

Este "blog" é a versão "on-line" da fanzine "Tertuliando", publicada pela Casa Comum das Tertúlias. Aqui serão publicados: artigos de opinião, as conclusões/reflexões das nossas actividades: tertúlias, exposições, concertos, declamação de poesia, comunidades de leitores, cursos livres, apresentação de livros, de revistas, de fanzines... Fundador e Director: Luís Norberto Lourenço. Local: Castelo Branco. Desde 5 de Outubro de 2005. ISSN: 1646-7922 (versão impressa)

segunda-feira, abril 07, 2014

El escalofrío, por Pilar Carrillo Marín

El escalofrío*

Llegan al mismo destino, pero uno ignora la presencia del otro. Es el primer viaje que realiza Ella, es una isla, un lugar tropical, aunque no ha estado ahí sabe que caminando se llega a la playa, porque siente el calor y la brisa cada que el viento sopla; el paisaje verde con sus plantas de enormes hojas y los árboles frescos con sus pájaros cantores de colores, el aroma a sal y agua medio podrida son otra pista. Su presencia ahí es justificada al menos para ella, necesita estar sola, donde nadie la conozca, por eso aquel pueblo con playa y montaña, poco conocido y de difícil acceso es el mejor lugar, ni siquiera lo dudó; sentía que debía estar allí. Él, sólo quería viajar.
Las características de ambos me son tan familiares y les son tan familiares a ellos mismos que el día de su encuentro, ese día que se miraron y se reconocieron, bastó para volverse inseparables, no hubo más que las calles del pueblo como paisaje y ese instante para cambiar las decisiones que tenían sobre lo que inmediatamente seguía; compartían su individualidad, eran uno siendo dos; por eso se encantaban porque nadie pedía nada pero entregaban todo.
La única calle pavimentada llena de olores diferentes que caracterizan al lugar con comida de la región cocida con leña, fruta colorida y flores aromáticas provenientes de la montaña, imagen que parecía ser el fondo de una pintura hecha por y para Ellos. Encontraron un puesto donde vendía pescado frito una señora que no tenía cara, sólo voz y cuerpo; guiados por el aroma comieron sin ver el plato, no era necesario, pues Ellos estaban juntos, mirándose a los ojos, siendo reflejo uno del otro. La sensación simultánea provocada por el guiso causó una reacción placentera que solamente ambos entendieron, parecía que se conocían desde siempre, cualquiera lo pensaría, pero no tenía importancia. La visión es limitada porque así lo decidieron, sólo existen Ellos, es su manera de hablar, se entienden totalmente igual que como se entregan. Entre sonrisas y mirada comen, distraídos  absortos en ellos mismos, en lo que la razón, el corazón quizá; les permite reconocer.
De pronto escuchan un susurro, un reclamo en otro idioma. Con una mirada se comunican, Él ve preocupación inmensa en Ella y responde:
–Ya vámonos. Es la primera vez que escucha su voz con un tono de incomprensión, pero no se detiene a pensarlo. Lo que comenzó como un susurro ahora es un lamento con muchas voces, parece que no lo  entienden, pero causa una sensación de angustia en Ellos. No saben qué hacer desde hace días, sólo se miraban, sonreían, sentían, con esa manera de hablar se dicen:
_¡Corre, dobla a la izquierda!
Junto con el lamento oyen pasos de mucha gente, dan la vuelta y se encuentran con los Otros, es aberrante, primero no había nadie, era como un pueblo fantasma pero con gente que nunca vieron, que nunca escucharon pero que sí existía, un miedo que les provocaba esa imagen.
Veían a Otros caminando con algo en las manos lamentando en colectivo, los hacen correr tomados de la mano, cuando Él la mira, encuentra miedo, desesperación, sabe que quiere llegar pero ¿A dónde?, entonces siguieron corriendo con sus manos juntas, apretadas para darse seguridad, dan la vuelta y ahí estaban otra vez, suplicando, casi llorando recordándoles que no estaban solos, que alguien más estaba ahí aunque lo ignoraban, el miedo no se ha ido, pero ahora les otorgaba entendimiento y cuando se atravesaban en su camino decían:
_¡VAMOS A CASA! y Ellos contestan:
_Nosotros también.
Siguen corriendo, es la segunda vez que Ella escucha su voz y la primera que escucha la propia, pero no se detiene a pensarlo, continúan corriendo, dan la vuelta a la izquierda, se dirigen hacia la montaña donde tienen su casa, la súplica no ha terminado, sigue escuchándose:
_VAMOS A CASA y Ellos siguen contestando:
_Nosotros también.
Sin dejar de correr contestan
_Nosotros también… van a su casa en la montaña donde estarán a salvo otra vez con su lenguaje de miradas, otra vez con Ellos mismos, siendo uno, sin que exista más, nadie.
Me despierto cuando dan la tercera vuelta, con el corazón acelerado, con una sensación de angustia que mi cuerpo trata de expulsar convertida en sudor o lágrimas. Pensar en ti me tranquiliza.
Sé que eras tú, sé que era yo, pero en realidad, no éramos ninguno de los dos.

  


*Por: Pilar Carrillo Marín

Etiquetas: ,

0 Comments:

Enviar um comentário

Links to this post:

Criar uma hiperligação

<< Home